5 Pasos Para Comprar El Vestido De Baño Perfecto

Casi nada nos hace tan felices como un par de días de vacaciones. No necesitamos demasiado, no nos hacen falta meses enteros, no esperamos un destino paradisíaco al otro lado del mundo para poder disfrutar plenamente un poco de tiempo libre. Y es que cuando podemos dejar de pensar en las obligaciones del trabajo, cuando no hay reuniones que nos quiten toda la tarde ni exámenes de cien preguntas para las clases más difíciles, todo cambia y se pone aún mejor si para esas vacaciones la ropa que no te puede faltar, incluye tu mejor look de verano. Pero cuando llega la hora de comprar un vestido de baño, llega también la indecisión porque no siempre sabemos cómo escoger, ni qué es mejor para nuestra figura ni qué está de moda. Por eso queremos ayudarte con estos 5 pasos esenciales para comprar el vestido de baño perfecto. No dejes que este momento te robe la energía que vas a necesitar para los días que se avecinan. 1. Conoce la forma de tu cuerpo No todos los vestidos de baño favorecen todo tipo de siluetas, por eso es muy importante que te mires al espejo y descubras cómo son las proporciones de tu busto, abdomen y caderas, principalmente. Al hacerlo, sabrás exactamente dónde quieres que se fije la atención y de dónde quieres eliminarla: si eres una mujer busto pesado, busca que el top sea sobrio y la parte de abajo, llena de color. O si no te sientes cómoda con tu abdomen, busca un vestido de baño entero que te ayude a controlar y estilizar esa parte de tu cuerpo. Al saber cómo eres, sabrás perfectamente qué usar para verte siempre perfecta. 2. No te obsesiones con la talla El momento en el que usamos un vestido de baño en un lugar público, es uno de los momentos en que más expuestas y vulnerables estamos. Por eso es muy importante que sigas este paso: no intentes llevar una talla pequeña si no te queda bien; un bikini puede hacerte ver increíble o robarte el brillo si no llevas la talla correcta. Si el que te queda mejor es dos tallas más grande de lo que sueles usar, no importa. Lo único que vale es que te veas tan bien como te sientes. 3. Sin marcas de bronceo Usar un vestido de baño y estar expuesta al sol, son dos cosas que siempre van juntas. Por eso, compra por lo menos un bikini de copas y panty pequeños, que te permita remover las cargaderas y desatar el top para que cuando llegue la hora de bronceo, lo hagas de la mejor manera: sin antiestéticas marcas de bronceo. Cuando lo hagas, nunca olvides usar protector solar. 4. La prueba del vestier El momento más importante en la compra de un vestido de baño, es el que nosotros llamamos la prueba del vestier. Cuando te lo pongas en la tienda, haz todo tipo de movimientos: levanta los brazos, salta, agáchate y comprueba si el vestido de baño que te gustó, te va a seguir gustando cuando lo uses frente a otras personas. Lo importante es que te sientas cómoda siempre. 5. El complemento perfecto No dejes que tu vestido de baño sea el único que hable por ti: acompáñalo con accesorios en todo momento. Ten siempre contigo un par de shorts, un pareo que funcione para todo, una salida de baño que te permita caminar con tranquilidad y lo que nunca te puede faltar: unas buenas gafas de sol. Aprovecha esta semana que empieza para descansar, relajarte, recargar energías y si es posible, disfrutar de unos días bajo el sol.

Deja tú comentario