Bolsa de compras: 0 ítems
Tu bolsa de compras actualmente está vacía.

Tu Cuerpo Es Tu Templo

Los clichés son clichés por una razón: se han repetido tantas veces en la historia, que se convirtieron en verdades que no podemos negar. No a todas nos pasan las mismas cosas, es cierto; pero muchas de nosotras compartimos experiencias completas que nos han hecho sentir más o menos las mismas cosas.

Tu cuerpo es tu templo

Uno de tantos clichés que estamos acostumbradas a escuchar es el que tanto nos repitieron las mamás y profesoras del colegio: “cuida tu cuerpo porque ese es tu templo” y aunque nos sonara a mensaje vacío, ellas tenían y todavía tienen toda la razón. Nuestro cuerpo es verdaderamente un templo, un lugar sagrado para cada porque él es nuestro único vehículo en la vida.

Tu cuerpo es el baúl que guarda todo lo que llevas por dentro: tu alma, tu espíritu, tu mente, tus sentimientos… y es que ellos, que son intangibles, necesitan de tu cuerpo para hacerse visibles: a través de la sonrisa para mostrar cuán feliz estás, de las lágrimas para dejar escapar lo que más te duele y hasta de las mejillas sonrojadas para hacer evidente qué es lo que te emociona. Todo lo que sientes, necesita tu cuerpo para que puedas entenderlo.

Tu cuerpo es tu templo

Tu cuerpo es, también, tu mejor vehículo: uno que no necesita gasolina ni cambios de aceite, que no te pide pagar impuestos ni te pone multas. Tu cuerpo está dispuesto a llevarte a donde quieras, es capaz de ir lento o a toda velocidad y con solo unas horas de sueño, ya está listo para volver a empezar.

Es lo que te permite conectarte con el otro, porque cada uno de tus gestos, es la materialización de tus sentimientos: alegra con tu sonrisa, acaricia con tus manos, consuela con tus hombros, comprende con tus ojos y ama, ama profundamente con todo tu ser.

Tu cuerpo es tu templo

Así que recuerda siempre que el cuerpo es un templo, que debes cuidarlo y que aunque no te ponga multas, sí te pasa factura; así que cuídalo haciendo ejercicio porque esa es su necesidad más elemental y el secreto más importante para hacerlo, está aquí.


Deja tú comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.