El Amor De San Valentín

Todas creemos en cosas distintas, todas – en momentos de crisis – acudimos a lo que sentimos que nos puede ayudar. Hay quienes meditan, hacen yoga, van a la iglesia, o encienden velas para pedirle favores a sus santos preferidos. Y si me preguntan a mí, de todos los santos, mi favorito es San Valentín.

San Valentín es el santo del amor y yo creo en el amor más que en cualquier otra cosa, porque el amor solo atrae cosas bonitas y solo produce sentimientos de felicidad. Cuando amamos pasan cosas hermosas y cuando nos aman, todo a nuestro alrededor parece mejor.

El amor de San Valentín

Cuando alguien está enamorado, sobre todo en el comienzo de su relación, tiende a pensar que el otro es “el mejor del mundo” y sin importar si su otra mitad realmente es “la mejor del mundo”, lo que vale es que el enamorado lo siente así y para él, es una verdad irrefutable. Ahora, si multiplicamos ese enamorado por los cientos, miles o millones de enamorados que habitan nuestro planeta; tenemos como resultado millones de personas que para alguien son “las mejores del mundo” y eso, sin lugar a dudas, hace de nosotros una sociedad más positiva, colmada de buenos sentimientos y de pensamientos más felices.

Pero el amor no es solo el amor romántico, es también el amor filial; ese que se siente por papá y mamá; ellos que son nuestro primer hogar, nuestros primeros maestros, nuestros protectores inquebrantables. Y el amor es también el amor fraternal, el que compartimos con nuestros hermanos que son nuestros iguales en la vida, nuestros primeros mejores amigos, nuestros cómplices eternos.

El amor de San Valentín

Y el amor está en ese gato o perro que nos ha acompañado desde pequeños y que hace parte de nuestra familia y está también en nuestros amigos, nuestros consejeros espirituales. Y está en lugares tan pequeños, como las cajitas llenas de cartas que nos enviaron alguna vez nuestras amigas y en cadenas o pulseras que nos regaló la abuela.

El amor de San Valentín

Por eso soy una enamorada del amor, porque es ese el sentimiento que nos recuerda los momentos más felices de la vida, a los que también recordamos con todo el amor. Así que ahora, que se viene el día de San Valentín, no importa si estamos acostumbradas a celebrarlo o no; hagamos que este sea un día para alegrarnos y agradecer todo el amor que hemos tenido y tendremos en nuestras vidas.


Deja tú comentario