Noche Buena

Tengo la firme idea de que cada día puede ser lo que uno quiera: un día emocionante o un día de descanso; un día de logros o de nuevos intentos y de igual manera, creo que cada día elegimos cómo sentirnos y que la felicidad, por ejemplo, es una decisión de todos los días. Pero hay un día, o mejor, una noche en la que no elegimos, sino que es ella quien nos elige a nosotros para hacernos felices, porque esa es, simplemente, la mejor noche del año: la Noche Buena.

Noche buena

En Noche Buena, la casa donde vivimos todos los días, no es la misma casa; es una completamente distinta porque hoy ella huele a pino, a nueces, a dulces y postres y platillos especiales que solo disfrutamos en momentos importantes. La casa se llena no solo de gente sino de amor y las conversaciones antes calmadas, son hoy intensas y llenas de carcajadas.

Noche buena

En Noche Buena hay compras de último minuto, pero son compras que no nos traen angustias sino una inmensa alegría, porque sabemos que todas ellas, van a convertirse en regalos de distintos tamaños que le arrancarán sonrisas y harán brillar los ojos de aquellos a los que tendremos cerca.

En Noche Buena hacen clic las copas cuando se chocan para brindar por los sentimientos más profundos: por los que nos dejaron hace tiempo, por los que están a punto de llegar para hacer que la familia sea aún más grande, por los logros alcanzados a pulso y por las segundas oportunidades para volver a comenzar.

La Noche Buena, la más buena de las noches, es la oportunidad perfecta para que la felicidad nos toque; porque siendo un día en donde tanta magia se encuentra, en donde tanto amor vive en el aire y donde las esperanzas renacen con tanta fuerza; lo único que podemos hacer para agradecerle a la vida por darnos un día tan lindo, es compartir con ella toda esa felicidad, repartirla, compartirla, multiplicarla y hacer que las sonrisas nunca paren.

En esta Noche Buena, desde aquí te deseamos todo el amor, las alegrías y las buenas noticias que te puedan llegar.

Noche buena


Deja tú comentario